Cerro Aconcagua en Argentina

Cerro de Aconcagua

Ascensiones históricas y actuales

El cerro es frecuentado por muchos andinistas y se calculan alrededor de 7000 visitantes por temporada (que va de diciembre a marzo). Para los escaladores profesionales, podría decirse que escalar al cerro desde su cara norte no presenta demasiadas dificultades técnicas. La segunda en dificultad es la ascensión que cruza el glaciar de Los Polacos. Finalmente, son las vías que suben por el sur y suroeste las más duras, considerándose la Pared Sur la más complicada en ascender. Fue recién en el año 1954 que un grupo de franceses quienes consiguieron ascender a través de la Pared Sur.

El primero intento por un europeo de llegar a la cima del Aconcagua se le es atribuido a Paul Güssfeldt, geólogo y explorador berlinés, que llegó a los 6.500 metros en 1883. Utilizó una ruta hoy prohibida para subir al cerro debido a las políticas fronterizas chilenas, pero tuvo que abandonar la ascensión. El Kaiser Guillermo II empleó años más tardes los servicios de Güßfeldt para la creación de un planetario.

En 1897 el inglés Edward Fitz Gerald y el suizo Matthias Zurbriggen consiguen llegar a la cima del monte Aconcagua, sin contar con refugios, mapas ni caminos previamente planificados. Fue Nicolás Plantamura el primer argentino en llegar al techo de su país, ya en el año 1934, y la primera mujer fue la francesa Adriana Bance, en 1940.

Accidentes en el cerro

“Últimamente, mucha gente considera el Aconcagua como una especie de paseo que se incluye en un paquete turístico y no se preparan para las adversidades“, explica un rescatista habitual en el Aconcagua en una nota del diario Página12 de Argentina.

Como bien explica el rescatista, mucha gente le pierde el miedo, el con él también el respeto y se aventuran a una escalada sin demasiada preparación. Se podría decir que con el paso del tiempo la gente ha aprendido a ir con precaución, pero los accidentes en la actualidad se dan con demasiada frecuencia. 

Deja un comentario