Ciudadela de Carcassonne en Francia

5075568541_dce1736751

La ciudad fortificada de Carcasona

La Cité de Carcassone es una ciudad histórica fortificada, una de las mejores mantenidas de la época medieval. Durante un tiempo fue dejada de lado, restaurada para fines turísticos recién en la segunda mitad del siglo XIX, declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO en el año 1997, la cité resiste el paso del tiempo, y nos brinda una mirada al pasado y nos enseña un poco de historia.

Historia del castillo fortificado de Carcassone

Excavaciones arqueológicas muestran que ya existía un oppidium (que designa a un lugar elevado, una colina o meseta, cuyas defensas naturales se han visto reforzadas por la intervención del hombre) en donde ya había actividad comercial. Plinio el viejo, el antiguo historiador romano menciona a este emplazamiento en sus escritos. Con los años la zona pasó a formar parte de la provincia romana Gallia Narbonensis. El rio Aube que pasa cerca de la zona hizo que el comercio floreciera y la zona tuviera una gran importancia.

Con el advenimiento de las invasiones bárbaras de los pueblos germánicos, se comenzaron a construir fortificaciones. Del “castillo de Carcasona” se habla por primera vez en unos escritos para el año 333 d.C., con lo cual su existencia ya estaba asentada para esa época.

Con el declive del imperio romano, Carcassone pasó a formar parte del Reino visigodo de Tolosa, cuya capital era la ciudad de Toulouse, muy cercana a la ciudad fortificada. La cité pasó a transformarse en una fortificación que protegía la frontera de este nuevo reino. Los años pasaban y la ciudad era asediada por las civilizaciones atacantes, teniendo éxito al expulsar a todos excepto por un breve impasse de un rey de Burgundia.

Deja un comentario