Marrakech, la ciudad roja a mil facetas

Marrakech

Marruecos atrae a millones de turistas. Este país de África del Norte dispone de aspectos completamente cautivantes en comparación a su vecindad. Visitar este país será una ocasión de vivir el ambiente marroquí tradicional. Para estancias balnearias, las infraestructuras están en la altura para acoger todo tipo de viajeros.

Con el fin de tener una visión de conjunto sobre sus riquezas, una de las ciudades más grandes de Marruecos, Marrakech posee numerosos puntos de interés.

Marrakech, una ciudad marroquí ineludible

Cada año innumerables turistas de las cuatro esquinas del mundo llegan a Marruecos con el fin de vivir nuevas experiencias y aventuras.

Los aviones y los coches son los medios de transporte más clásicos para llegar a Marruecos. Sin embargo, desde hace algunos años, los cruceros también desempeñaron un gran papel en términos de turismo marroquí. Crucerosnet propone cruceros Marruecos desde España, Italia, Portugal y Francia. Los barcos de cruceros a menudo suelen desembarcan en el más grande puerto de Marruecos, en Casablanca. Después de su desembarco, los pasajeros toman la autopista 7 para alcanzar Marrakech y comenzar allí su aventura en la ciudad roja marroquí.

Cuarta gran ciudad del país, después de Casablanca, Fez y Meknès, Marrakech es una joya para Marruecos. Está situada al pie de las montañas del Atlas. Esta ciudad reconcilia hoy su pasado prestigioso y su dinamismo contemporáneo. Su cultura, sus artes, sus tradiciones y su patrimonio arquitectural son las ventajas que forjaron su notoriedad mundial. Es también un punto de partida ideal para numerosas excursiones sobre todo para caminatas hacia las montañas o el desierto.

Descubrimientos, encuentros y recuerdos

En la ciudad nueva, descubrirán anchas bulevares condecoradas por magníficas villas y restaurantes típicos. Uno de sus maravillos es el jardín Majorelle que reúne plantas traídas de los cuatro rincones del mundo, aves y un museo de arte islámico. Muy cerca, aterrizamos en el barrio de Guéliz donde se concentra un ambiente más bien occidental con las avenidas, las bellas aceras, los bancos y las tiendas de moda.

Para cambiar de decorado, visiten la Medina, el centro histórico de la ciudad. Es alucinante con sus murallas, sus torres y sus puertas monumentales. Entre los lugares más célebres de Medina, la plaza Djemaa el Fna vale una vuelta. Desborda de actividades hasta medianoche. Es caracterizada por espectáculos de calles y vendedores de toda clase. No lejos, los zocos les esperan con los artesanos y sus bellas obras. En el barrio Ben Youssef, encontrarán a Koubba Almoravide, un monumento compuesto de arquitectura de la época almorávide. Cerca del palacio El Bad, las tumbas de Saadíes ofrecen un espectáculo impresionante. Este edificio es constado por varias salas funerarias de la familia real saadiana. Por fin, para descubrir el reflejo, el arte saadí, la madraza Ben Youssef, es el lugar apropiado. Los decorados, los colores y los materiales representan la obra árabe-andaluza

Todavía queda numerosos lugares sorprendentes que explorar en la ciudad roja. Tómense un tiempo para apreciar las riquezas de este país durante sus estancias en Marruecos.

Deja un comentario